En esta nueva entrega informativa para todos quienes leen este blog, les traemos un tema que a mi me motivo bastante, las diferencias a la hora de prensar flores con distintas medidas de mallas, estas son; de 160, 90 y 25 micras (µ). Para esta experiencia también a la hora de probar el resultado les voy a compartir algo de lo que sería mi propio protocolo de cata para saber como ir registrando, documentando nuestros resultados y así mejorando nuestras extracciones como meta final.
Para este ejercicio se realizaron tres aprietes bajo condiciones exactamente iguales que son las siguientes; el mismo cultivar (tentativamente Meow OG creada por Prolific Coast Seeds), misma temperatura 90° Celsius, mismo tiempo de exposición de 1 minuto y 30 segundos, todos los aprietes usando la Ipress 6.(6440ST) La única diferencia es la medida de los puntos de cada malla por lo tanto vamos a estudiar el impacto que tiene el uso de cada una de las medidas, como premisa asumimos que de mayor a menor cada medida representa una mayor cantidad de materia vegetal filtrada y por lo tanto menor retorno, para explicarme mejor la malla de 160 tendría un retorno mayor que la de 25 y esta ultima presentaría un producto de mayor calidad debido a que filtra una mayor cantidad de impurezas. Veremos si al final del experimento esto se confirma.
Para analizar cada resultado tenemos que observar cada uno de los aspectos que constituyen una resina de calidad para mi como consumidor, por lo que vamos a usar todos nuestros sentidos y algunas ayudas externas tal como la cámara del celular y el flash de este, para asi confirmar que nuestra resina este libre de impurezas haciendo uso del flash y el zoom digital. Algunos de los parámetros que ocuparemos para clasificar las muestras son; el análisis visual, que consiste en ver el color, buscar impurezas dentro de la resina y también su característica física es decir si esta es grasosa, liquida o seca (budder) por nombrar algunos; el análisis aromático, en este punto buscamos reminiscencias de los parentales del cruce para saber si se corresponde con alguno y si esta bien logrado y conservado el terpeno característicos de la genética, por ejemplo podemos encontrar olor a materia vegetal o clorofila y también aroma a humedad excesiva lo que en chile llamamos azumagado los cuales serian utilizados como descriptores negativos en esta categoría, lo que consideraremos bueno es que el terpeno este presente y conservado con la menor alteración posible sin estar oxidado; luego por medio de un dab como mi forma de consumo preferida nos vamos al análisis del sabor, en el que nuevamente tenemos que ver como este sabor se corresponde con el aroma, si es el mismo, si hay aromas que en el paladar no se sienten, si se percibe algo de sabor a materia vegetal vendría siendo un descriptor negativo, en contraposición a un sabor limpio en el que se perciben claramente las notas del aroma y con un largo retrogusto que persista en el paladar que vendría siendo lo ideal en este apartado; como punto de comparación final me gusta ver la cantidad de microparticulas de materia vegetal que se aprecian en el fondo del “banger” al momento de limpiarlo, lo que nos permite ver el grado de limpieza de forma clara de nuestro producto final que es el rosin de flores. ¡Sin mas que agregar vamos a directo al experimento!!
Luego de hacer la extracción de cada una de las flores contenidas dentro de estas tres distintas mallas, en seguida los resultados son interesantes, primero sorprendentemente las mallas de 160 y 90 obtienen el mismo retorno de 1,7 g ambos y como era de esperar el con menor retorno fue la malla que filtra más, lo que me hace querer probar inmediatamente el de 25µ asumiendo que seria el de mayor calidad por un mayor grado de limpieza que es resultado del punto mas estrecho el cual filtra una mayor cantidad de materia tanto vegetal como resina, dicho esto, solo retorna 1,25g. Terminado lo del retorno pasaremos a analizar cada muestra con el protocolo antes mencionado, los resultados de las notas de cata son los siguientes:
160 µ
A la Hora de observar a simple vista, sin uso del zoom del lente de la cámara se pueden apreciar partículas de materia vegetal al interior de la resina
y también en las partes mas gruesas se pueden ver claramente mas oxidadas, por lo que se asume correspondientemente con lo antes mencionado una filtración de matera vegetal desde dentro de la malla como podemos observar esta se encuentra en el medio y no sobre la resina lo que indicaría contaminación posterior,  y también, la oxidación en las partes gruesas me hace pensar sobre una oxidación por un poco de exceso en la actividad del agua ( la actividad del agua es un indicador que se ocupa dentro de la industria del té, café y alimentos en general para evitar su descomposición ) y en la misma linea el sabor también se siente sucio, sin lograr asociarlo al aroma, aun así logra dejar un retrogusto de kush terroso a pesar de toda la contaminación por materia vegetal por lo que si se le hubiese dedicado una limpieza exhaustiva podría haber logrado un resultado con una mejor experiencia en sabor pero este no es el punto del experimento actual. Todo lo dicho anteriormente se ve respaldado por la suciedad que dejó en el banger con partículas de materia vegetal de un tamaño pequeño pero abundantes las cuales no se dejaban ver a simple vista.
90µ
Cuando procedo a abrir el papel el resultado me motiva bastante a ir a la parte del sabor rápidamente, a diferencia del anterior se puede ver claro y limpio pero extrañamente con menos aroma que el anterior, aun así visualmente logra sumar mucho mas que lo que resta la pequeña diferencia en la intensidad del aroma, el aroma a pesar de ser menos intenso se puede sentir mucho más claro ese kush terroso que ahora adquiere unas notas mas cremosas que no aparecieron en el 160. En el esperado momento del dab me quedo con gusto a poco debido a que el sabor si bien es un poco más limpio también tiene muchas reminiscencias a contaminación por materia vegetal, lo que veo respaldado después al momento de limpiar el banger porque se encontraba una cantidad similar de partículas de materia vegetal que en el dab anterior que corresponde al resultado con la malla de 160µ, lo que no se apreciaba ni a simple vista ni haciendo uso del flash y el zoom de la cámara.
Aun así es sorprendente el cambio visual, para mi que disfruto de aquellas resinas que no solo se ven bien sino que también tenga un buen gusto la malla de 90 llamó mi atención en esta pasada, por lo que seguiré haciendo pruebas con esta medida.
25µ
Sin lugar a dudas el rosin de mayor calidad, a pesar de que el retorno sea bajo y su color oscuro comparado con la recién pasada muestra,
Tiene un aroma increíble, mucho mas intenso que cualquiera de los dos anteriores un kush muy terroso, sin las notas de crema que la malla de 90µ pero con un abundante terpeno que se deja sentir mientras manipulo la muestra, lo que no me paso en los dos casos anteriores, dicho esto en aroma triunfa enormemente sobre las demás y al mismo tiempo lo hace en sabor, en boca se siente limpio y se corresponde tal cual con el aroma sin diferencias, con un retrogusto larguísimo que persiste en el paladar incluso después de tomar agua. Al momento de limpiar el dab después de la fumada se dejan ver algunas microparticulas de materia vegetal pero muy pocas en comparación a las dos muestras anteriores por lo que la premisa se confirma y resulta ser la extracción de mayor calidad de las tres pero mermando en gran cantidad el retorno, por lo que a modo de conclusión esta seria la malla a utilizar si queremos obtener lo mejor de nuestras flores cuando nos importa más lo que es calidad que la cantidad.
Después de esta experiencia quedan algunas cosas claras, ambas muestras la de 160µ y la de 90µ tienen resultados muy similares en lo que a sabor y cantidad de retorno se corresponde pero es en el área visual en la que la de 90µ se destaca por sobre su hermana de mayor medida, esa cantidad extra de materia vegetal que queda dentro de la malla de 90µ le entrega una superioridad clara en cuanto a color y textura, por lo tanto si queremos lograr un resultado que a la vista sea tentador me inclinaría a usar esta ultima. En el caso de la malla de 25µ nos enfrentamos a un dilema del tipo cantidad versus calidad si lo queremos obtener es un trabajo de la mas alta calidad en muy pocos minutos la opción sería la de 25µ que a pesar de mermar el retorno nos entrega una experiencia sensorial a otro nivel, con un sabor muy limpio que no requiere trabajo extra después de salir de la prensa. Los invito a replicar esta experiencia a quienes sientan el llamado a experimentar de las mejores medicinas y extracciones que sus manos puedan producir, realizando notas acabadas de sus resultados para así lograr encontrar los puntos de corte que más nos gustan, seleccionar las genéticas con mayor retorno para que nuestras extracciones sean abundantes, también encontrar esos terpenos que disfrutaríamos durante meses sin problemas. Para cada quien existe una forma de hacer las cosas y los invito a descubrir y hacerse parte de su propia investigación en el camino de conseguir la mas pura resina

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2021 Resina Company

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?